Junts per Catalunya (JxCat) sostiene en un argumentario interno distribuido entre los diputados electos y el resto de miembros de su candidatura que Carles Puigdemont "será investido presidente" de la Generalitat, ya que "el Estado no lo puede impedir".

El argumentario, con el título "Hemos ganado las elecciones. Ahora el Estado debe asumir el resultado", recalca que el pasado 21 de diciembre las fuerzas independentistas lograron la "mayoría absoluta" -con los 34 diputados de JxCat, los 32 de ERC y los 4 de la CUP-, un "resultado extraordinario" en unas elecciones "ilegítimas, en un clima de excepcionalidad, de violencia, de prisión, de exilio y de suspensión de las instituciones".

"El president Puigdemont -según JxCat- es el gran vencedor de las elecciones", por lo que "los catalanes no podemos aceptar como normal que no se acepte el resultado, igual que no fue normal que nos pegasen por ir a votar el 1 de octubre".

Puigdemont, subraya su candidatura, "se sometió a unas elecciones ilegítimas porque no nos dan miedo las urnas", por lo que "ahora sólo podemos exigir que el Estado acepte el resultado".

El documento no apunta ninguna hipótesis sobre cómo podría ser investido Puigdemont y se limita a señalar que JxCat no se "moverá del principio democrático" e insistirá en que "aquel que ha sido escogido democráticamente debe poder ser investido".