El padre de la duquesa de Sussex, Thomas Markle, reveló hoy que no mantiene ningún contacto con su hija, que cree que está "aterrada" y bajo "demasiada presión" por parte de la familia real británica.

En una entrevista publicada hoy en el diario The Sun on Sunday, Markle, de 73 años, afirmó que el teléfono al que llama a su hija "no funciona" y no tiene "ninguna manera de contactar con ella".

El progenitor de la mujer del príncipe Enrique afirmó estar "muy preocupado" por Meghan, a la que no reconoce su sonrisa.

"He visto su sonrisa durante años. Conozco su sonrisa. No me gusta la que veo ahora, es de dolor", sostuvo.

Markle, quien no acudió al enlace de su hija el pasado 19 de mayo en el castillo de Windsor por estar recuperándose de una operación, dijo que "hay que pagar un alto precio" por estar casado con la familia real británica.