La cineasta Isabel Coixet, durante la entrega del premio de cinematografía que le concede la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, hoy en Santander. EFE

Sorprendida de que su último filme, "La Librería", se entendiera tan bien y llegara a un público tan amplio, la cineasta ganadora de ocho premios Goya, Isabel Coixet, reconoce que para ser mujer y dedicarse al mundo de la dirección "hace falta ser muy cabezota".

Coixet, que ha recibido el Premio de Cinematografía que le ha concedido la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, ha destacado en una rueda de prensa la "cabezonería" que caracteriza a las directoras de cine, que, a su juicio, tienen "problemas" a la hora de encontrar financiación para sus segundas películas, como en su caso, que tardó ocho años.

Lo achaca a la "cantidad de mochilas" que tienen que soportar las mujeres y que hacen que su labor en el mundo del cine "sea tres veces más difícil" que la de un hombre.

"Recuerdo el momento en el que tuve un hijo, que todo el mundo me preguntaba cómo se puede compaginar, y es que no se compagina, y, sobre todo, es una pregunta que nunca se le haría a un hombre", ha criticado.