Solo 57 países están en camino de iniciar una tendencia a la baja en la emisión de gases de efecto invernadero antes de 2030.

La Unión Europea, Argentina, Australia, Canadá, Corea del Sur, Arabia Saudí, Sudáfrica y Estados Unidos no llegan a alcanzar sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) no condicionadas, mientras que Brasil, China y Japón están en camino de cumplir dichos objetivos con las políticas actuales.

En el caso de la India, Rusia y Turquía, las emisiones bajo las políticas actuales serían 10% menores que en los objetivos de sus NDC no condicionadas.

Según la ONU, de aquí a 2030 las emisiones podrían reducirse hasta un 10% si se suprimen todos los subsidios a combustibles fósiles, y señala que algunas de estas opciones se pueden implantar sin crear problemas económicos y sociales.

"La ciencia es clara: los gobiernos deben avanzar más rápido y con mayor urgencia. La buena noticia es que tenemos a nuestro alcance todos los medios para extinguir el incendio", ha defendido la directora ejecutiva adjunta de ONU Medio Ambiente, Joyce Msuya.

Los autores reconocen el "papel clave" de gobiernos municipales, estatales y regionales así como de empresas, inversores y universidades en la consecución de los objetivos globales, y sugieren medidas de política fiscal y acciones innovadoras para estimular el cambio.

Este año, el informe establece cinco puntos clave que los gobernantes deben tener en cuenta como "factores de éxito", entre ellos, estar dispuestos a tomar riesgos en prácticas donde el sector privado es más escéptico o establecer políticas verdes como una dirección para toda la economía, no para cada sector por separado.