Según el estudio, los incidentes en España ascienden a 25.000 en la última década.

La ministra española de Sanidad, María Luisa Carcedo, afirmó que se van a reforzar los controles sobre los implantes, tras la investigación periodística que denunciaba fallos en la supervisión de esos dispositivos médicos, y se mostró dispuesta a comparecer en el Parlamento, como solicita Podemos.

"Vamos a reforzar, por supuesto, este tipo de controles, a mejorar las notificaciones", declaró la política a su llegada a una reunión de titulares de Sanidad de la Unión Europea (UE) en Bruselas.

Añadió que junto al refuerzo de los controles, también se está estableciendo "la red de conexión con los centros sanitarios y las comunidades autónomas para conocer de forma lo más rápida e inmediata posible cualquier tipo de complicación, cualquier tipo de situación adversa" relacionada con los implantes.

Una investigación internacional, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y publicada el pasado 25 de noviembre en varios países, denunciaba que las carencias en el control sobre los implantes sanitarios han permitido que entren al mercado productos que han provocado daños a los pacientes.