Un total de 539 personas han fallecido en lo que va de año en España por ahogamientos frente a las 446 de 2016, lo que supone casi un veinte por ciento más, según el informe preliminar de la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo (AETSAS)

En total se contabilizaron 980 incidentes con 1.256 víctimas implicadas y 539 personas fallecidas, la mayoría, el 75 por ciento, hombres, 431, frente a las 108 mujeres que perdieron la vida en los mismos, el 25 por ciento.

Del total de muertos 32 eran menores de edad, es decir tenían menos de 18 años.