Las fuerzas de seguridad han registrado en los dos primeros meses de 2018 más incidentes de ciberseguridad en infraestructuras críticas que en todo 2014 (125 frente a las 63 de hace cuatro años), y la mayoría han sido intentos de escaneo de red o ataques con programas maliciosos para dañar equipos informáticos.

Además de ataques con lo que se denomina "malware", la tipología más numerosa en los 'ciberberincidentes' detectados han sido el "spam" o el robo de información, según los datos ofrecidos hoy por el Ministerio del Interior.

Y es que el ciberespacio es el nuevo campo de batalla para los cuerpos policiales y los servicios de inteligencia de todo el mundo, y por eso la lucha contra la cibercriminalidad ocupa ya puestos destacados en las estructuras de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas, que plantan cara a este fenómeno creciente a escala global y cada vez más organizado.

La Policía y la Guardia Civil encuadran desde el año pasado la lucha contra la ciberdelincuencia en los niveles más altos de sus estructuras (Jefatura Central de Información, Investigación y Ciberdelincuencia de la Policía Nacional y Mando de Información, Investigación y Ciberdelincuencia de la Guardia Civil).