Resultado de imagen de siniestro autobus asturias

Según ha adelantado El Correo, los informes médicos del chófer serán aportados al juzgado de instrucción de Avilés que se encontraba en funciones de guardia el lunes y que se ha hecho cargo de las investigaciones. Lo que ya se ha sabido es que el hombre "permaneció de baja laboral durante 11 meses en 2015 por problemas de vértigos y mareos, tal y como explicaron fuentes fuentes sindicales". Desde entonces había trabajado sin ningún problema.

Un desvanecimiento del conductor es la principal hipótesis con la que trabaja la Guardia Civil para esclarecer las causas del accidente en el que el lunes murieron cinco personas y otras cuatro sufrieron lesiones graves o muy graves al empotrarse un autobús contra el pilar de un paso elevado en Avilés.

En el momento de la colisión, el autobús iba a unos 80 o 90 kilómetros por hora, pero tanto por la trayectoria que siguió en los últimos metros de su recorrido, como por la ausencia de frenadas, se baraja que el conductor, identificado como Omar L.M., de 40 años, hubiese sufrido una indisposición al volante.  

El Sector de Tráfico de la Guardia Civil, que ha asumido la investigación policial, dirige su principal objetivo a determinar si el conductor pudo haber perdido el conocimiento por un mareo, una bajada de glucosa, un infarto o cualquier otra causa