Los doctores Fadil, Neimy Movitasari y Djohan Ardiansyah, neurólogos del Dr. Saemotono Hospital y Hajj Hospital de Surabaya en Indonesia han elegido la sección de Monitorización Intraoperatoria del servicio de Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, para mejorar sus habilidades en la monitorización neurofisiólógica intraoperatoria, cuyo objetivo es la detección de cualquier daño neurológico durante una intervención.

El centro hospitalario ha realizado está técnica en más 3.500 intervenciones y durante el mes de septiembre en 40 ocasiones. "Ha sido una gran experiencia porque en nuestros hospitales se realiza está técnica de 5 a 10 veces al mes y en este hospital hemos tenido la ocasión de estar en muchas más intervenciones y además más complicadas" señalan los neurólogos indonesios. El Dr Ardiansyah añade que "lo aprendido lo llevamos ahora a nuestro país". Señaló también la calidad de los profesionales sanitarios así como destacó el trato de los neurofisólogos del centro hospitalario.

Los neurofisiólogos del HUC, Ángel Saporano Y Pedro Pérez Lorensu, que preside también la Asociación de Monitorización Intraquirúrgica Española, señalaron que " es un honor para esta sección colaborar en la formación de profesionales".

La monitorización neurofisiológica intraoperatoria es un conjunto de técnicas neurofisiológicas implementadas en quirófano, que permiten detectar alteraciones en tiempo real de la función neurológica del paciente durante el procedimiento quirúrgico, apoyando al cirujano en decisiones críticas mediante un cambio en la actitud quirúrgica, evitando o minimizando así el daño postoperatorio.

Puede aplicarse en diferentes especialidades quirúrgicas que abarcan la Neurocirugía, Traumatología, Otorrinolaringología, Cirugía Vascular, Cirugía General, Maxil0facial, Angioradiología, Cirugía Torácica y Cirugía Cardíaca entre otros. Los servicios que más demandan esta técnica en el HUC son Neurocirugía, Traumatología y Otorrinolaringología.

Consta de dos tipos de técnicas diferentes: la monitorización, que se refiere al estudio continuo de la integridad de la funcionalidad de las vías neuronales, para poder identificar las alteraciones neurofisiológicas precozmente y poder llevar a cabo una corrección de las mismas y el mapping, que se refiere a la identificación y preservación de los tejidos neuronales funcionales.

Los estudios realizados a nivel mundial demuestran que la utilización de estas técnicas para prevenir el daño neurológico durante el proceso quirúrgico es muy beneficioso al reducir el número de secuelas posquirúrgicas con un coste económico reducido.