Rusia respira con cierto alivio tras la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de que cada Federación Internacional decida "caso por caso". De este modo el equipo ruso no queda excluido y podrán participar en los Juegos de Río 2016.

Los deportistas deberán cumplir "extrictos requisitos" y "cumplir las normas" del Código Mundial Antidopaje. Además, todos aquellos que alguna vez en su carrera hayan dado positivo, aunque ya hayan cumplido la sanción, automáticamnete quedan excluidos de participar en los Juegos.

Las Federaciones tendrán que mandar los informes de cada deportista al COI, que valorará en última instancia la conveniencia o no de estar en Río.

La Federación Internacional de Tenis ya ha anunciado que los ocho tenistas rusos clasificados para Río están "limpios" y que tienen el visto bueno para competir en Brasil. Los informes del resto de federaciones de los 28 deportes olímpicos se esperan en los próximos días, toda vez que restan solo 12 días para la inauguración de los Juegos.

Por su parte, Federación Internacional de Atletismo (IAAF) se ha ratificado implícitamente en su decisión al ofrecer asesoramiento a las otras federaciones para tomar una decisión: "Nosotros hemos creado y pasado por el proceso. Sabemos lo difícil que es, tanto emocional como racionalmente", ha dicho su presidente, Sebastian Coe, en un comunicado.

El informe McLaren, publicado el pasado lunes, recogía que el Estado ruso promovió un sistema de dopaje en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (2014) para encabezar el medallero, lo que hizo temer por la participación de este país en los Juegos.

Es una buena noticia a medias para el deporte ruso, ya que el atletismo de ese país no se verá representado tras la decisón del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que desestimó el pasado jueves el recurso de los 68 atletas de eses país y confirmó así la sanción de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que les dejaba fuera de Río por los escándalos continuados de dopaje.

Según el abogado canadiense Richard McLaren, encargado de realizar el informe por parte de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), ese sistema "permitía transformar un resultado positivo en negativo (de una análisis antidopaje)" bajo la supervisión del Ministerio de Deportes de Rusia y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

Dicho informe explica que el Laboratorio Antidopaje de Moscú encubrió a los atletas rusos que consumían sustancias prohibidas a través de un sistema organizado por el Estado que el documento califica de "Metodología para la Desaparición de Positivos".

Según McLaren, el Ministerio de Deportes dirigía, controlaba y supervisaba o la manipulación de los resultados de los análisis o el reemplazo de las muestras que daban positivo por otras negativas con la participación directa de los servicios secretos.

Además, días después, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) asestaba otro duro golpe al deporte ruso al desestirmar el recurso de los 68 atletas de eses país y confirmar así la sanción de la IAAF que les dejaba fuera de Río por los escándalos continuados de dopaje.

Al día siguiente, el presidente ruso, Vladimir Putin, hizo un último intento para decantar la decisión del COI y anunció la creación de una comisión independiente para luchar contra el dopaje, compuesta por expertos del país y extranjeros.

 Vitali Mutkó, ha aplaudido el veredicto del COI "en aras de la unidad del deporte mundial y de la familia olímpica".

"Estamos agradecidos al Comité Olímpico Internacional por la decisión que ha tomado sobre el equipo nacional de Rusia, que se ha preparado para competir en Río de Janeiro", ha dicho Mutko en una rueda de prensa.

También expresó su agradecimiento por el hecho de que, ante la disyuntiva entre la responsabilidad colectiva y los derechos de cada de deportista, el COI haya decidido que "cada deportista de reputación intachable, limpio de dopaje, tiene derecho a competir en los Juegos Olímpicos".

"No quiero hablar de personas concretas, pero se ha establecido el siguiente criterio: si un miembro del equipo de Rusia ha violado las normas antidopaje no podrá competir. Lamentablemente, esta regla se aplica sólo a nuestro equipo", ha dicho. Sin embargo, ha admitido que se trata de una "decisión objetiva", habida cuenta de la situación en que se encuentra el deporte ruso.