Resultado de imagen de neymar


Por su parte, el Fondo DIS, que tenía el 40 % de los derechos federativos de Neymar y que se querelló contra él por sentirse engañado con en el fichaje, pide 5 años de cárcel para el jugador, su padre, el presidente y expresidente del Barça, Josep Bartomeu y Sandro Rosell, y multa de 195 millones de euros al club.

DIS, del grupo Sonda, ha presentado su escrito de acusación como querellante contra el Fútbol Club Barcelona (FCB) y el futbolista Neymar, para el que pide también la expulsión del fútbol europeo durante el tiempo de su condena, por los delitos de corrupción y estafa.

A la rueda de prensa, celebrada en Madrid, han asistido el presidente del Grupo Sonda, José D. Barral, y el director ejecutivo de la sociedad DIS -ligada al mismo grupo-, Roberto Moreno, quienes han explicado los detalles del escrito de acusación que han presentado hoy en la Audiencia Nacional.

Tras la lectura del escrito, los representantes del grupo brasileño expresaron su apoyo a la justicia española por su "dedicación", al tiempo que explicaron que su motivación detrás de este proceso no es financiera, sino que parte de la necesidad de "hacer justicia".

El representante de DIS, Roberto Moreno, recordó que cuando firmaron el fichaje de Neymar a los 17 años realizaron una "inversión arriesgada" y que además de por su capacidad técnica, "Neymar está donde está gracias a nuestra apuesta por él y su carrera".

La Fiscalía ha pedido hoy 2 años de cárcel y 10 millones de euros de multa para el jugador Neymar da Silva Junior y 5 años para el expresidente del Barça Sandro Rosell por delitos de corrupción y estafa en el fichaje del delantero al fondo brasileño DIS, que tenía un 40 % de sus derechos federativos.

En su escrito de acusación, el fiscal de la Audiencia Nacional José Perals, que ha pedido el archivo de la causa para el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, por falta de indicios contra él, reclama asimismo 8,4 millones de euros de multa para el Barcelona y 7 millones para el club Santos brasileño, de donde provenía el jugador cuando fue fichado por el equipo blaugrana.

También solicita dos años de cárcel para el padre de Neymar y un año para su madre, ambos por el delito de corrupción en los negocios, el mismo que le imputa al hijo, y pide asimismo una multa de 1,4 millones de euros para la empresa familiar N&N, además de reclamar a cada uno de ellos la misma multa de 10 millones de euros que el fiscal ha pedido para el jugador.

El Ministerio Público no ve, sin embargo, que existan indicios delictivos que apunten a la participación de Bartomeu en las irregularidades, por lo que deja fuera de la acusación al actual presidente azulgrana.

La causa se abrió por la querella presentada por la empresa de representación de futbolistas DIS-Esportes e Organizaçao de Eventos, que poseía el 40 por ciento de los derechos federativos del jugador, y que, según la Fiscalía, dejó de cobrar 3,2 millones de euros que le hubieran correspondido.

Según el escrito provisional del fiscal José Perals, las negociaciones para la contratación, lideradas en 2011 por Rosell, alteraron el libre mercado del fichaje de futbolistas y perjudicaron al fondo DIS, que se vio privado de la posibilidad de que el jugador entrase en el mercado conforme a las reglas de la libre competencia "y pudiera obtener una mayor cantidad económica por el traspaso".

El fiscal cifra el dinero 'real' abonado por el fichaje en 83 millones de euros y precisó en su escrito que, como consecuencia de la dinámica desplegada en la contratación, la empresa DIS dejó de percibir 10 millones de euros, por lo que debe ser indemnizada con 3,2 millones.

Estima que, en el año 2011, el club blaugrana se comprometió a abonar a Neymar 40 millones de euros para que jugara en el equipo a partir de 2014. Acordaron, además, abonarle 10 millones como anticipo y le garantizaban un sueldo mínimo en 5 años de 36,1 millones de euros.

En un segundo momento, en 2013, se adelantó el compromiso un año y se abonaron al jugador los restantes 30 millones de los 40 acordados. Ante las perspectivas de que Neymar no asumiera el compromiso pacto años antes, se le ofreció un sueldo mayor, de 45,9 millones.

Según la Fiscalía, Rosell se encargó de liderar las negociaciones y "para lograr el fichaje" decidió abonar cantidades superiores tanto a Neymar como a su padre. Se concertó con el Santos para que recibiera directamente parte del precio evitando abonar a DIS lo que le correspondía.

El fiscal agrega que el Barça decidió mantener la apariencia de que el coste había sido de estos 40 millones más 17,1 que debían sumarse por los derechos federativos del Santos, con quien Neymar estaba comprometido hasta 2014. Lo hizo "debido a un plan estratégico de control de gastos para reducir la deuda" y a que la Junta Directiva ya había fijado un tope para fichajes.