Resultado de imagen de guindos y popular

La responsabilidad fundamental de la crisis del banco Popular debe recaer, en los gestores y más en la dirección anterior a la de Emilio Saracho  .

 

Pero para el buen funcionamiento de los mecanismos de resolución bancaria es imperativo conocer bien los detalles, desde el papel del Banco de España y el del FROB, hasta las decisiones de la JUR, la calidad de la supervisión y los informes de auditoría. No hacerlo daña la credibilidad del mecanismo europeo de supervisión, porque en el sistema financiero lo que cuenta sobre todo son los pequeños detalles.

La solución, rápida y contundente, a la crisis del Banco Popular, decidida por la Junta Única de Resolución , en Bruselas, mediante la venta a cambio de un euro al Santander, ha sido considerada, como un precedente valioso y modelo para futuras actuaciones en el sistema financiero europeo.  Sin embargo posteriormente han surgido dudas razonables sobre algunos detalles de la actuación de las instituciones bancarias. Estas deben despejarse en beneficio de la transparencia institucional, de la credibilidad   y de la futura unión bancaria europea.

En primer lugar, aunque no sea lo más importante, la presidenta del JUR, Elke König, tendría. Se trata de saber cuántos activos como garantía de liquidez presentó el banco, porque existen informaciones contradictorias. Si el banco presentó avales suficientes para recibir la liquidez necesaria, es preciso saber por qué no se garantizó su supervivencia; y si no los presentó, es algo de lo que deben responder los responsables de la entidad en el momento de la intervención. No caben dudas en un asunto de fácil comprobación. Los pequeños accionistas y la opinión pública reclaman aclaraciones y que estas sean suficientes.

Manuel Delgado

Presidente del Grupo de Comunicación Tribuna