La deuda con entidades de crédito de los partidos políticos al cierre del ejercicio 2015 ascendía a 233,28 millones de euros, un 20 por ciento más que un año antes, cuando la deuda con los bancos era de 193,92 millones de euros.

Así consta en el informe de fiscalización de los partidos políticos y sus fundaciones elaborado por el Tribunal de Cuentas correspondiente a los ejercicios 2014 y 2015.

Según este informe, una parte importante de esta deuda contaba con garantía hipotecaria, 117,63 millones en 2014 y 130,81 en 2015.

La deuda vencida a 31 de diciembre de 2015 representaba los 11,04 millones de euros, distribuyéndose entre Eusko Alkartasuna -0,81 millones- y Unió Democrática de Catalunya -10,23 millones.