La conciencia ecológica entra cada vez más de lleno en los hoteles y, si ya desde hace años se pide que se envíen a lavar las toallas sólo cuando sea necesario, ahora el objetivo es reducir los envases y desechos contaminantes que cada día se tiran a la basura en estos establecimientos.

Así, tres cadenas hoteleras estadounidenses han anunciado que van a eliminar las botellitas de gel y champú que habitualmente dejan a los clientes de manera gratuita en las habitaciones. A cambio, instalarán dispensadores de pared en los que, según aseguran, habrá productos de mayor calidad que los que ahora se entregan en las minibotellas