El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha propuesto este jueves implantar una tasa turística a las empresas de alquiler de coches, cuya recaudación, que sería "importante", se destinaría a la mejora de los servicios públicos y el complemento a las rentas más bajas, caso de la Prestación Canaria de Inserción.

En una entrevista concedida a la 'Cadena Ser' , ha admitido que su posición sobre la tasa turística "está cambiando" y considera que el sector "debe contribuir más" a la redistribución de la riqueza en la isla.

No obstante, no apoya que se grave la pernoctación de los visitantes y por ello se dirige hacia las empresas de 'rent a car', colocando una tasa de "dos o tres euros al día" que permitiría reducir la congestión de tráfico y la contaminación si baja el número de usuarios.

Además, ha señalado que se debería rebajar la fiscalidad en el caso de que estas empresas adquieran vehículos eléctricos, medida con la que se les "ayuda" a acometer la transición tecnológica en el sector.

Alonso ha comentado que una tasa de estas características es competencia del Gobierno de Canarias, y propone que debería aplicarse a través del IGIC, como ocurre con el tabaco, por ejemplo.

En su opinión, imponer una tasa de estas carctaerísticas "no incide" sobre el precio de la actividad turística, resaltando además que el coste de un coche de alquiler en Canarias es "muy bajo", de más tres euros diarios de diferencia con la Península.