La ministra, que ha recordado que España es el segundo país más visitado del mundo y el primero en competitividad turística, ha destacado que, con el objetivo de seguir mejorando y consolidar ese liderazgo, el Gobierno va a activar una estrategia en política turística basada en el concepto de sostenibilidad en una triple vertiente: económica, buscando un turismo de calidad; medioambiental, con una mejora del entorno; y territorial, basada en un reequilibrio para que la riqueza que genera el turismo se distribuya entre todos los territorios y todos los agentes.

Maroto ha explicado las dos primeras medidas que se han tomado desde el Ministerio dentro de esa estrategia. En primer lugar, la constitución, en septiembre, de una Red de Destinos Turísticos Inteligentes pivotada en torno a tres conceptos: innovación, sostenibilidad y accesibilidad. La Red, ha destacado la ministra, va a trabajar en entornos locales contribuyendo de este modo a la cohesión, el intercambio de buenas prácticas y el aprovechamiento de sinergias entre destinos.

En segundo lugar, Maroto ha hecho hincapié en la convocatoria de la Conferencia Sectorial de Turismo, una mesa de diálogo en la que el próximo 18 de julio los territorios podrán exponer sus problemas, retos y oportunidades con el objetivo de trabajar en una estrategia común. En la reunión, se abordarán dos elementos importantes: la normativa turística y las condiciones laborales de los trabajadores del sector, ya que, como ha señalado la ministra, los datos son positivos en términos de número de trabajadores, pero no los son en cuanto a las condiciones laborales.