La presidenta de la Federación Canaria de Islas (Fecai), Belén Allende, admitió que la bajada en medio punto del IGIC incluida en los presupuestos autonómicos de 2019 genera "efectos negativos" en la regla de gasto.

En declaraciones a los periodistas tras la reunión de la asamblea general, la también presidenta del Cabildo de El Hierro señaló que las corporaciones insulares van a "coadyuvar" para que haya presupuestos, puesto que para Canarias es "primordial" contar con nuevas cuentas para "poder avanzar". No obstante, advirtió de que se mantiene "vivo el espíritu" de reclamar una nueva distribución del Bloque de Financiación Canario y que las administraciones locales pasen de recibir el 58% actual de los recursos al 60%.

Allende indicó que los cabildos insulares deben "participar más activamente" en esos fondos porque por su "doble condición" institucional tienen un papel "muy importante" en el desarrollo socioeconómico del Archipiélago.

La presidenta de turno de la federación que agrupa a las instituciones insulares reconoció la implicación del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, que ha desempeñado siempre un papel "muy conciliador" cuando se ha producido alguna negociación con la Consejería de Hacienda, de ahí que confíe en que el Ejecutivo cubrirá los fondos perdidos por la bajada en medio punto porcentual -del 7% al 6,5%- del Impuesto General Indirecto Canario.

"Los compromisos se mantienen y ha habido capacidad de diálogo en esta legislatura. No tengo por qué sospechar que en el último año vaya a quebrarse", agregó Allende.

La rebaja en medio punto del impuesto indirecto es fruto de las negociaciones para la aprobación del presupuesto autonómico entre CC y PP, partido que había condicionado su apoyo a medidas de alivio fiscal.