Resultado de imagen de narvay quintero

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, incrementará para el próximo ejercicio en un 113% los fondos propios para proyectos de investigación estratégicos para el sector primario del Archipiélago que contarán con un presupuesto de 320.000 euros para 2019. Además, para el próximo año, las Islas verán incrementado su presupuesto para estudios cofinanciados por el Estado en un 10%, lo que supone un total de 287.855 euros. Así lo indicó hoy el consejero del departamento Narvay Quintero, en el marco de la Comisión coordinadora del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y Comunidades Autónomas en materia de investigación.

La sede del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias en Valle de Guerra, Tenerife, acogió este encuentro, que tiene como fin exponer sus respectivos trabajos en materia agroalimentaria y abordar posibles vías de colaboración y que cuenta con la presencia de representantes del INIA, entre ellos su presidenta, Esther Esteban, y de 14 centros de investigación –de Castilla La Mancha, Cataluña, Aragón, Cantabria, Madrid, Andalucía, Murcia, Valencia, Extremadura, Asturias, Galicia, Castilla y León, País Vasco y Canarias-.

Acompañado por el presidente del ICIA, Juan Francisco Padrón, y la directora científica, Marichu Fresno, el consejero comentó que "conscientes del papel fundamental que juega la I+D+i en la agricultura y ganadería del Archipiélago, en esta legislatura y por primera vez se habilitó desde el Ejecutivo canario una partida para estudios estratégicos que abordan las singularidades de estos subsectores en las Islas". Los proyectos de 2019 se consensuarán en la próxima reunión del Consejo asesor del ICIA la propuesta inicial del centro está enfocada a continuar con los estudios de aguacate, cultivo cuya superficie y producción no ha dejado de crecer en los últimos años en el Archipiélago; y la gestión de plagas y postcosecha en platanera.

En materia ganadera, se pretenden abordar alternativas para el control de  la mamitis  en ganado caprino y vacuno, cabaña, ésta última a la que se pretender conceder un mayor protagonismo dentro de las líneas de investigación del Archipiélago, y otras actuaciones encaminadas a poner en valor las colecciones de germoplasma del ICIA, desde las ubicadas en el Jardín de Aclimatación de la Orotava, popularmente conocido como Jardín Botánico de Puerto de La Cruz, pasando por las  forrajeras, las hortícolas de interés en agroecología, frutales -entre las que destacan las colecciones nacionales de mango y platanera- y las ganaderas,  para  su acceso a técnicos, agricultores y ganaderos  y otros centros de investigación. Se intensificarán las acciones formativas para la transferencia de tecnología y conocimiento que el ICIA organiza a lo largo del año en colaboración con otras administraciones y continuarán las investigaciones sobre el uso de la tunera como producto de IV gama y fuente de compuestos saludables, métodos de control de la polilla guatemalteca de la papa y de Trioza erytreae, el insecto que transmite el huanglongbing (HLB) o enfermedad del brote amarillo, la más dañina para los cítricos, entre otras muchas iniciativas.

La presidenta del INIA, Esther Estaban, indicó que los esfuerzos en materia de investigación agraria se orientan desde este centro a temas vinculados a la mitigación de los efectos del cambio climático como son la aparición de nuevas plagas y enfermedades, una producción más sostenible, seguridad alimentaria y la adaptación a las demandas de los consumidores, la utilización de subproductos en el marco de la economía circular, y seguir fomentando los proyectos en materia agroalimentaria.

El ICIA contará además por primera vez en 2019 con fondos europeos procedentes del Programa de Desarrollo Rural (PDR) por importe de 135.000 euros destinados principalmente al mantenimiento de las colecciones de frutales y los bancos de germoplasma.

Quintero destacó la importancia de seguir generando sinergias y desarrollando un trabajo coordinado para optimizar recursos y ser más eficientes, así como de crear vínculos y espacios conjuntos para el intercambio de información y conocimiento científico; y también de ser capaces de transferir todo ese saber, a técnicos, agricultores, ganaderos, productores y a nuestra industria agroalimentaria; es decir, de la aplicación directa de la ciencia al sector primario.

Durante el encuentro se puso en valor el trabajo que se viene desarrollando desde el ICIA, centro que es referente internacional en el estudio de caprino, de frutales tropicales y subtropicales, y para el control de plagas y enfermedades vegetales, como por ejemplo el proyecto para el control de la polilla guatemalteca que ya se está aplicando en varias zonas afectadas de la Península y que puede llegar a erradicar esta plaga que provoca graves pérdidas en el cultivo de la papa, entre otros campos.