El Congreso exculpa a los partidos de la caída de las cajas de ahorro y habla de errores "particulares"

El informe aprobado en la comisión del Congreso que ha investigado la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro exculpa a los partidos políticos y a sus representantes de los problemas sufridos por las cajas de ahorro durante la crisis y achaca los casos de mala gestión a "decisiones erróneas" tomadas por "personas particulares o grupos de personas, independientemente de su profesión o filiación". Con el apoyo de PP y PSOE

Asimismo, considera "desmentida la tesis sobre la influencia política como causa explicativa del mayor impacto de la crisis en las cajas de ahorro". "Las decisiones erróneas son tomadas por personas particulares o grupos de personas, independientemente de su profesión o filiación", subraya el informe.

Durante su exposición, el informe destaca que las "malas prácticas se dan de manera generalizada en todo el sector, incluyendo bancos y cajas" y que la crisis "afectó por igual a cajas y bancos", si bien, apostilla el texto, "la resolución de los problemas asociados no fue la misma en uno y otro caso".

El informe lo han apoyado todos los partidos políticos a excepción de Ciudadanos, que ha votado en contra, y de Unidos Podemos y Compromís, que se han abstenido.

El informe dice que "la propensión al desarrollo de operativas que aumentaban el riesgo de entidades se daba de manera similar entre bancos y cajas de ahorro, por lo que la asunción de estas malas prácticas se relaciona más con la gobernanza de cada entidad particular que con su forma jurídica y titularidad".

"Las informaciones y datos contrastados muestran como buena parte de las entidades de crédito, tanto cajas de ahorros como bancos, realizaron malas prácticas en relación a la asunción indebida de riesgos, lo que estaría en la base de los problemas que después tuvieron y contagiaron a otros sectores", señala.

Entre los factores que explican el diferente impacto de la crisis, el Congreso señala las limitaciones de captación de capital por parte de las cajas, la concentración de su negocio en la financiación de familias y pymes supondría, a la larga, una mayor vulnerabilidad , concede , y también destaca que los nuevos requerimientos que se fue aplicando "en muchos casos conduciría a la inviabilidad" de las cajas.

"Del fracaso de las cajas no cabe concluir el éxito de los bancos. A estos últimos les salvó su diversificación internacional, mientras que en España también experimentaron dificultades y ayudas puntuales", abunda el informe, que pone de ejemplo el creciente peso del negocio internacional en las dos mayores entidades, Banco Santander y BBVA.