El Cabildo de Tenerife ha aprobado en Consejo de Gobierno la propuesta de reglamento de gestión de uso público del Parque Nacional del Teide que detalla el conjunto de servicios gratuitos y de pago en la zona, con los que la corporación pretende ingresar unos tres millones de euros anuales cuando estén al máximo rendimiento.

El nuevo reglamento, que ha pasado por un proceso de participación pública y ya está en manos de los grupos políticos, irá al pleno insular de este mes si se alcanza un acuerdo, ha detallado en rueda de prensa el presidente, Carlos Alonso.

En principio, no está definido si habrá coste para residentes canarios o tinerfeños, si bien el presidente ha apuntado que el objetivo es que las tarifas sean "muy baratas" por los locales y así lograr un "equilibrio" con los turistas.

Alonso ha comentado que la prestación de los servicios recaerá de manera directa en el Cabildo o en empresas públicas a través de una encomienda --principalmente Tragsa--, y ha señalado que el reglamento también fija derechos y deberes de los usuarios y multas que van desde los 50 a los 200 euros.

Entre los servicios básicos y gratuitos se sitúan la información en oficinas, los programas escolares medioambientales, las rutas guiadas para colectivos especiales, la señalización, la página web y las redes sociales y las labores de limpieza y mantenimiento.

A su vez, los de cobro serán los recorridos por las exposiciones de los centros de visitantes, los aparcamientos vigilados, el acceso al pico con guía y seguro, las audioguías, las rutas organizadas por empresas especializadas o la venta de folletos y 'merchandising'.