Asistentes al Orgullo Gay 2016 de Madrid

Desde este viernes 23 de junio y hasta el 2 de julio Madrid es la sede del World Pride 2017, el evento reivindicativo más importante del colectivo LGTBI a nivel mundial que, además, supondrá un importante estímulo económico para la capital española. Los organizadores prevén la llegada de casi tres millones de personas en esas fechas -en las que tendrán lugar numerosas actividades culturales y de ocio- y que el impacto económico sea de unos 200 millones de euros y que el retorno ronde los 300 millones.

El evento consolidará a Madrid como uno de los destinos LGTBI en el mundo. Así al menos lo espera David Martín, uno de los fundadores de DCI (Diversity Consulting International), consultora especializada en este mercado, quien asegura   que cuando los turistas homosexuales visitan Madrid por primera vez "se quedan sorprendidos y siempre vuelven".  

El perfil de los turistas del colectivo LGTBI es muy diverso, pero gastan hasta un 35% más que un turista convencional, según datos de la Asociación de Empresas y Profesionales para Gais y Lesbianas de Madrid (AEGAL).

Los comerciantes de Madrid -representados en la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM), que algutina a un centenar de organizaciones y más de 50.000 establecimientos- estiman que ingresarán unos 300 millones en esas fechas. Esperan que durante los diez días de celebración se reciban alrededor de dos millones y medio de visitantes y que cada uno gaste, de media, unos 120 euros.