Paul Bekaert, el abogado de Puigdemont atiende a los medios tras la vista en el Palacio de Justicia de Bruselas

La Fiscalía de Bélgica ha pedido que se ejecute la orden europea de detención y entrega a España contra el expresidente de Cataluña Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que le acompañan en Bruselas por todos los delitos que les imputa la juez de la Audiencia Nacional -incluyendo la rebelión, sedición, malversación y desobediencia- salvo el de prevaricación. Así lo han explicado sus abogados tras la vista celebrada este viernes a puerta cerrada ante la Cámara del Consejo, el tribunal de primera instancia que debe tomar la decisión, aunque portavoces del Ministerio Público no han querido confirmar este extremo en una rueda de prensa posterior.

De momento, el juez belga que examina el caso ha citado nuevamente a los acusados el 4 de diciembre para que hagan sus alegaciones. A partir de ese momento se espera una decisión entre ocho y diez días después, según se ha apuntado desde el entorno del expresidente.

Carles Puigdemont y los exconsellers Antonio Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret ( Agricultura) han comparecido durante poco más de una hora en el Palacio de Justicia de Bruselas a puerta cerrada. Todos ellos se encuentran en régimen de libertad vigilada desde el pasado 5 de noviembre después de que se entregaran tras las euroórdenes dictadas contra ellos por la justicia española.

En la audiencia, que Marchand ha calificado de "serena" y que se ha celebrado en neerlandés con la ayuda de un intérprete, se han escuchado únicamente los argumentos de la Fiscalía de Bélgica. En la cita del próximo 4 de diciembre será el turno de los alegados de las defensas, según las explicaciones del letrado.