La madre de la bebé palestina de ocho meses asesinada en Gaza llora en su funeral

La matanza de 60 palestinos y miles de heridos a manos de tropas israelíes en Gaza con munición real mantienen a la ONU y a la comunidad internacional en vilo, preocupadas por los nuevos escenarios internacionales que dibujan las decisiones del presidente estadounidense.

Ahora, tras la retirada del acuerdo nuclear iraní y la apertura de la polémica embajada estadounidense en Jerusalén, los Estados Unidos de Trump se han quedado solos -aunque acompañados por Israel en esta soledad-, en su "visión de paz" en el mundo, peligro del que advirtió el presidente francés, Emmanuel Macron, hace pocas semanas en el Congreso estadounidense. "Un gran día para Israel", afirmaba Trump el lunes, mientras la tragedia sacudía la Franja. Veinticuatro horas después, en la jornada de luto en Gaza, países como Francia, Reino Unido, España o Turquía han hecho un llamamiento a la contención y han rechazado la violencia

Las primeras consecuencias diplomáticas se han manifestado en Tu