Un hombre fotografía un coche Tesla en Pekín

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado un nuevo paso en su enfrentamiento comercial con China al ordenar la preparación de nuevos aranceles del 10% a productos importados de China por valor de 200.000 millones de dólares (172.000 millones de euros al cambio actual). China, por su parte, ha anunciado que si Washington "se vuelve irracional" tomará medidas "cualitativas y cuantitativas" en respuesta.

Trump, que impuso el viernes pasado aranceles del 25% a productos chinos por valor de 50.000 millones, ha insistido en que "deben tomarse medidas adicionales" para que Pekín cambie sus prácticas comerciales, después de que el gigante asiático replicara a las tarifas impuestas por EE.UU. con gravámenes a 128 productos estadounidenses, entre los que figuran la soja, automóviles y aviones.

En un comunicado, el mandatario estadounidense ha señalado que, "una vez que se complete el proceso legal, los aranceles entrarán en vigor si China se niega a cambiar sus prácticas y sigue insistiendo en seguir adelante con los aranceles que ha anunciado recientemente".

Por ello, el presidente ha ordenado a su representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, que "identifique" productos por valor de 200.000 millones de dólares para imponer los nuevas tarifas.

China critica el "chantaje" de EE.UU. y prepara contramedidas