El líder del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado hoy que la "falta de iniciativa" de Ciudadanos evidencia que su victoria "no servirá para modificar el rumbo de la política catalana", y ha afeado tanto a Cs como al independentismo que "no estén formulando propuestas" para formar un gobierno estable.

Iceta ha realizado su informe político durante el último Consejo Nacional del año del PSC, que además se prevé que sea el último que los socialistas llevarán a cabo en su histórica sede de calle Nicaragua, pues a inicios de año culminarán el traslado a su nueva sede, un cambio aplazado por las elecciones del 21 de diciembre.

Su intervención ha estado centrada en el análisis de los resultados de los comicios del 21D, sobre los que Iceta ha hecho autocrítica, admitiendo que, "como sucedió en 2015, pero de forma aún más aguda, el voto no independentista se ha concentrado en Ciudadanos, que se ha convertido en el primer partido catalán".

"Hay que felicitarles por el éxito, pero es necesario recordarles también que es una victoria que no servirá para modificar el rumbo de la política catalana, tal como nosotros habíamos advertido. Su falta de iniciativa estos días lo pone especialmente en evidencia", ha reflexionado, en línea con los reproches lanzados también desde el PSOE a la formación liderada por Inés Arrimadas.

A su juicio, "extraña mucho que los ganadores de estas elecciones no estén formulando ninguna propuesta concreta" en la dirección de "traducir los resultados en un esquema de gobierno estable", en una crítica tanto a Ciudadanos como a las fuerzas independentistas, que ha recordado que tienen mayoría parlamentaria.

Y precisamente ha lanzado un mensaje a esos partidos independentistas y al expresidente catalán Carles Puigdemont: "Los catalanes merecen ser gobernados desde Cataluña. Y la política catalana de la nueva legislatura no puede estar supeditada a una agenda judicial derivada de la legislatura que ahora acaba".

El máximo dirigente del PSC ha reconocido que a pesar que su candidatura ha sumado 80.000 votos más y un diputado más con respecto a 2015, además de que ha "roto con una dinámica de pérdida de apoyos elección tras elección desde 1999", el del 21 de diciembre no es el resultado "esperado" y por ello no se puede estar "satisfecho".