Resultado de imagen de javier domingo ivi las palmas

IVI es una de las mayores multinacionales del sector, ¿qué implica para Canarias contar con estas clínicas?

IVI, a día de hoy, es una de las empresas más grandes de Reproducción Asistida del mundo. El año pasado nos fusionamos con un grupo americano, y a partir de ahí, hemos entrado en el mercado de Estados Unidos. El hecho de estar en Canarias significa traer todo el conocimiento de IVI y aportar grandes avances del mundo de la reproducción a las islas.

IVI, con la fusión que ha hecho, desarrolla unas estrategias y unos avances tecnológicos nuevos, ¿es importante para ustedes?

Claro. En el campo de la reproducción existen las dos grandes escuelas, que son la americana y la europea. Haber unido estos conocimientos es muy positivo. Ambas escuelas tienen muchas cosas en común y la idea es dar un paso adelante en el mundo de la reproducción. Ha habido muchos avances, hace años era impensable que existiera ICSI, que es una técnica de reproducción asistida que permite inseminar un óvulo mediante la microinyección en su interior de un solo espermatozoide. La congelación de los óvulos fue el gran otro avance ya que tiene altas tasas de supervivencia, esto significa que tenemos soluciones.

La solución es la congelación de óvulos pero, ¿cuál es principal problema?

La edad. El retraso de la maternidad se puede solucionar a través de la congelación de los óvulos. Hace falta otro cambio y otro hito, probablemente ocurra una nueva revolución de la tecnología.

En cualquier caso, IVI ha invertido millones de euros en el campo de la tecnología. ¿Esto da unas mayores garantías en la Reproducción Asistida?

Totalmente. Estamos obligados a investigar y a aportar cosas nuevas, lo que repercute en resultados. Estos son buenos en general, y es que está habiendo una gran calidad en IVI que hace que la gente sea un poco más feliz.

¿La gente demanda mejor calidad en los procesos?

Mejor calidad y mejores resultados. El paciente ha cambiado y el concepto de la esterilidad ha evolucionado. Hay mucha gente que pospone la maternidad por hacer la fecundación in vitro y esto es un error. El paciente es mucho más exigente porque quiere resultados al momento.

¿Ha habido una evolución en los pacientes gracias a los cambios sociales?

Por supuesto. Es una realidad que hay un retraso de la maternidad y se puede ver en el día a día. La estabilidad laboral prima antes que un niño, que es totalmente respetable. Pero antes un embarazo a los treinta era tarde y hoy es pronto. La media de edad que tenemos en las clínicas está sobre los 38 años, y esta media es muy alta. El primero puede venir pero el segundo va a costar mucho más. Hay un momento en el que el ovario llega a su fin y la edad afecta a nivel de cantidad y de calidad. Generamos mucho embrión que no es bueno, por lo que hay que buscar una solución antes y es complicado.

¿Cuál es la solución?

La solución del embarazo tardío es la congelación de óvulos. No te garantiza el embarazo pero te da la oportunidad de hacer un intento con el pronóstico que tenías en la clínica. Se puede conseguir o no, porque es una historia de dos personas, pero el pronóstico a los treinta es mejor que los cuarenta. Los resultados de congelar antes de los treinta y seis son muy buenos. Como conclusión, la gente tiene que cambiar el chip, porque ojalá no tengas que usar los óvulos congelados, pero tendrás una mayor oportunidad de posponer un embarazo.

¿Hay posibilidad de que las personas que tienen cáncer puedan ser madres y padres?

Hace una década no había esperanza para ellos. En la mayoría de los casos, el cáncer borraba toda posibilidad de ser padres con sus propios gametos, debido al efecto perjudicial de la quimio y la radioterapia sobre la fertilidad. Afortunadamente, la ciencia avanza y hoy permite algo tan milagroso como que un paciente diagnosticado de cáncer pueda ser padre o madre una vez superada su enfermedad gracias a las técnicas de reproducción asistida y a la congelación de óvulos. Tanto el varón como la mujer pueden congelar su óvulo gratuitamente, y una vez se supere la enfermedad, puede tener hijos, esto está dentro de nuestro programa de Responsabilidad Social.

En cualquier caso, si una mujer viene a IVI, ¿cómo es el programa?

El tratamiento de reproducción es fácil y no debe alterar la vida de la mujer. Existe mucha leyenda urbana de que hay que hacer reposo o que no se puede ir a cenar con los amigos. El tratamiento dura diez días como máximo y en esos días se pone una inyección para que la hormona crezca. Esos días también se harán tres ecografías para ver el crecimiento, además de análisis en los que no hace ni siquiera falta ir en ayunas. Además, tampoco te hinchas ni cambias de humor, y cuando se acaba, se hace la extracción de los óvulos con sedación. Después continuas la vida normal, y se termina haciendo la fecundación in vitro. Antes se hacía la transferencia al tercer día pero es verdad que ahora tenemos problemas con las tendencias a que salgan gemelos, por lo que trabajamos en una reducción de óvulos que se introducen para que esto no ocurra. Seleccionamos el embrión y lo introducimos el día cinco.

¿El futuro va hacia la selección cromosómica?

Parece que es así. Los humanos somos muy poco fértiles y generamos embriones que no son buenos genéticamente. El coste psicológico es importante en el paciente por lo que es mejor analizar los embriones cromosómicamente para saber cuáles son normales y cuáles anormales. A los 39 años, el 75% de los embriones que generamos son anómalos por lo que si tenemos ocho embriones, de esos solo va a servir uno. Así se evitará el número de abortos y eliminarás posibilidades de tener algún problema genético. El futuro va a ir por aquí.

La profesionalidad de los trabajadores de IVI es importante. ¿Existe un trato personalizado?

El trato es importante en cualquier especialidad. En nuestro caso tiene un gran peso porque depende de muchos factores, hay mucha incertidumbre de si va a llegar el día del embarazo o no. El valor psicológico es esencial y por eso cuidamos tanto el trato al cliente.

¿Es importante la formación para los profesionales de Clínicas IVI?

Nosotros creemos que la formación es la base de esta profesión, no podría ser de otra forma. Por eso, el personal está en constante evolución para estar a la orden del día. Siempre hay que estar en las últimas.

IVI tiene dos clínicas, una en Gran Canaria y otra en Tenerife pero, ¿pueden venir pacientes de todas las islas?

Sin ningún problema. Funcionamos coordinadamente. La clínica completa está en Gran Canaria por lo que ponemos todas las facilidades para que se pueda hacer sin que rompa el día a día de las personas. Hay que acercar las islas, no separarlas más y estamos a media hora. Hay una gran tecnología, unos grandes profesionales y unos grandes avances por lo que al final está claro que importa son los resultados.