El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha perdido unos 30.000 seguidores en Twitter tras la decisión de la red social de eliminar cuentas consideradas como falsas.

A pesar de esa reducción, el jefe del Gobierno canadiense ha perdido menos del 1 % de sus seguidores en Twitter y sigue contando con 4,25 millones.

Trudeau no es el único afectado por la campaña de limpieza de Twitter.

La revista "Variety" en Estados Unidos ha señalado que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha perdido unos 300.000 seguidores en Twitter y ahora dispone de 53,1 millones, tras la eliminación de las cuentas falsas.

En Canadá, Trudeau no es el único político afectado por la medida.